Vivienda para un triatleta

VIVIENDA UNIFAMILIAR PARA UN TRIATLETA

Malpartida de Plasencia. Cáceres. Proyecto 2011

EN CONSTRUCCIÓN


Promotor Privado

Arquitecto técnico Miguel Ángel Tierno

Contratista GEMA CONSTRUCCIONES Fotografías MUDAArquitectura

esquema final del proceso
emplazamiento
planta sótano y baja
cubierta_axonometría y planta
secuencia de secciones

 LA CASA CUBO

 

El encargo parte de una persona joven, triatleta y emprendedora. Quiere construirse su primera vivienda en un pequeño pueblo. Nos dice que le gustan las casas “modernas”, de hormigón, tipo “cubo”. El programa no lo tiene muy claro, la familia le aconseja que al menos tenga 3 dormitorios. No ha pensado en el espacio exterior, no quiere nada que requiera mantenimiento aunque tiene claro que quiere un porche donde pueda realizar sus estiramientos cuando entrena. La vivienda, además, estará sujeta a una serie de limitaciones relacionadas con la superficie máxima a construir, el programa a desarrollar y la cuantía del presupuesto de ejecución material.

 

Estos puntos configuran el “enunciado del proyecto”, el punto de partida del proceso proyectual.

 

Iniciamos  este proceso con una conversación entre los integrantes del estudio. Ponemos en común el “enunciado del proyecto”, hablamos del lugar, y comienzan a surgir las ideas, los conceptos….para comenzar a establecer  algunas conclusiones comunes:

El punto de partida, la idea de una “casa cubo”, nos va a permitir ir algo más allá y proyectar con mayor libertad formal. Para conseguir que esta vivienda disfrute de espacios amplios, debemos reducir al máximo los espacios de circulación, buscar la conexión con el exterior, quizás un organismo que funcione desde un centro y varias ramificaciones que alberguen el programa.

 

A partir de este punto, hay que dar forma a la idea. Surgen varios planteamientos que se confrontan, se oponen, y llega unos de los hitos del proceso: la decisión de proyecto.

Esta decisión tiene dos caras,  una intuitiva y pasional, que tiene que ver con innovar, con cambiar, con mudar, con proporcionarle al cliente su espacio propio y otra parte racional que tiene que ver con la capacidad de esta forma de asumir y resolver el programa funcional, la adecuación al lugar. Elegir una propuesta que refleje el equilibrio entre las obsesiones del estudio y las necesidades del cliente.

 

Y elegimos. Se trata de una variación de la planta en cruz. Un centro del que van saliendo protuberancias como dijo Pablo en nuestras conversaciones. Unas protuberancias que podrán moverse, girarse. Para adaptarse al solar, a las orientaciones, a las vistas. La cruz se rompe, se genera un espacio híbrido que busca establecer una continuidad visual y física entre espacio exterior e interior. Se trabaja la sección, que nos permitirá incluir el programa requerido en una parcela reducida, ganar espacialidad y expresividad volumétrica. Y estudiando esta volumetría se hace patente la importancia que tiene para nosotros la formalización de la cubierta, su uso.

 

Le explicamos a nuestro cliente que la casa “cubo” no tiene forma de cubo. Le hablamos de la flexibilidad, de la articulación de las distintas partes del programa a  través de un esquema de planta central donde se localiza el acceso, y a partir del cual se desarrollan volumétricamente las distintas piezas del programa. Esta solución nos permite, por un lado, reducir los recorridos y por otro lado generar una secuencia de distintos espacios vacíos ligados a los espacios construidos.

 

Aquí mostramos parte del resultado más visible, previo y necesario para la construcción del edificio que avanza pausadamente…


 

   MUDAARQUITECTURA · san felipe neri 5 2d 47004 valladolid · 983309059 · muda@arquitecturamuda.com · Visítanos en facebook ·
· Visita nuestro blog